Rinitis viral 

(Catarro ó Resfriado común)

El resfriado común es una infección viral de la nariz y la garganta

(tracto respiratorio superior). Por lo general es inofensivo aunque puede que no lo

parezca. Muchos tipos de virus pueden causar un resfriadocomún. Los niños

menores de 6 años tienen mayor riesgo de resfriados, pero los adultos sanos

también pueden esperar tener dos o tres resfriados al año. La mayoría de las

personas se recuperan de un resfriado común en 3 - 5 días. Los síntomas pueden

durar más tiempo en las personas que fuman. Si los síntomas no mejoran,

consulta a tu médico.

Síntomas

Los síntomas de un resfriado común suelen aparecer de uno a tres días después

de la exposición a un virus que causa resfriado. Los signos y síntomas, que

pueden variar de una persona a otra, pueden incluir los siguientes:

  • Congestión o goteo nasal

  • Dolor de garganta

  • Toser

  • Congestión

  • Dolores corporales o dolor de cabeza leves

  • Estornudos

  • Fiebre baja

  • En general, no sentirse bien (malestar general)

La secreción de la nariz puede volverse más espesa y de color amarillo o verde a medida que un resfriado común sigue su curso. Esto no es una indicación de una infección bacteriana.

 

Cuándo debes consultar a tu otorrinolaringólogo

Información para adultos.

Busca atención médica si tienes:

  • Fiebre mayor de 101,3 ºF (38,5 ºC)

  • Fiebre que dura 3 días o más o que regresa después de un período sin fiebre

  • Dificultad para respirar

  • Silbido al respirar

  • Dolores intensos de garganta, de cabeza o de los senos paranasales

Información para niños.

En general, tu hijo no necesita ver al médico por un resfrío común. Pero busca atención médica de inmediato si el niño presenta algo de lo siguiente:

  • Fiebre de 100,4 ºF (38 ºC) en recién nacidos hasta las 12 semanas

  • Fiebre que sube o fiebre que dura más de dos días en un niño de cualquier edad

  • Síntomas que empeoran o no mejoran

  • Síntomas intensos, como dolor de cabeza o tos

  • Silbido al respirar

  • Dolor de oído

  • Extrema irritabilidad

  • Somnolencia inusual

  • Falta de apetito

Causas

Aunque muchos tipos de virus pueden causar un resfriado común, los rinovirus son los culpables más comunes. Un virus del resfriado entra en el cuerpo a través de la boca, los ojos o la nariz. El virus puede propagarse a través de gotitas en el aire cuando alguien que está enfermo tose, estornuda o habla.

También se propaga por contacto mano a mano con alguien que tiene un resfriado o al compartir objetos contaminados, como utensilios, toallas, juguetes o teléfonos. Si te tocas los ojos, la nariz o la boca después de tal contacto o exposición, es probable que contraigas un resfriado.

Factores de riesgo

Los siguientes factores pueden aumentar tus probabilidades de contraer un resfrío:

  • La edad. Los niños menores de 6 años son los que corren mayor riesgo de resfriarse, especialmente si asisten a centros de cuidado infantil.

  • Sistema inmunitario debilitado. Tener una enfermedad crónica o un sistema inmunitario debilitado aumenta el riesgo.

  • Época del año. Tanto los niños como los adultos son más susceptibles a contraer resfríos en otoño e invierno, pero puedes resfriarte en cualquier momento.

  • Tabaquismo. La exposición al humo del cigarrillo hace que seas más propenso a resfriarte y que tengas resfríos más fuertes.

  • Exposición. Si estás cerca de muchas personas, como en la escuela o en un avión, es probable que estés expuesto a virus que causan resfríos.

Complicaciones

  • Infección aguda del oído (otitis media). Esto ocurre cuando bacterias o virus entran en el espacio detrás del tímpano. Los signos y síntomas típicos incluyen dolor de oído y, en algunos casos, una secreción verde o amarilla de la nariz o el retorno de fiebre después de un resfriado común.

  • Asma. Un resfriado puede desencadenar un ataque de asma.

  • Sinusitis aguda. En adultos o niños, un resfriado común que no se resuelve puede llevar a que se presente inflamación e infección de los senos paranasales (sinusitis).

  • Otras infecciones secundarias. Estas incluyen faringitis estreptocócica, neumonía y laringitis o bronquiolitis en niños. Estas infecciones deben ser tratadas por un médico.

  • Oídos tapados

Prevención

No existe una vacuna para el resfriado común, pero puedes tomar precauciones de sentido común para reducir la propagación de los virus del resfriado:

  • Lávate las manos. Lávate bien las manos con agua y jabón de manera frecuente, y enséñales a tus hijos la importancia de lavarse las manos. Si no dispones de agua ni jabón, utiliza un desinfectante de manos a base de alcohol.

  • Desinfecta tus cosas. Limpia las mesadas de la cocina y el baño con desinfectante, especialmente cuando alguien de tu familia esté resfriado. Lava los juguetes de los niños periódicamente.

  • Usa pañuelos de papel. Estornuda y tose en pañuelos de papel. Desecha los pañuelos usados inmediatamente y luego lávate bien las manos.

    Enséñales a los niños a estornudar o toser en la parte interna del codo cuando no tengan un pañuelo de papel. De esta manera, se tapan la boca sin usar las manos.

  • No compartas. No compartas vasos ni utensilios con otros miembros de la familia. Usa tu propio vaso o taza descartables cuando tú o alguien esté enfermo. Identifica la taza o el vaso con el nombre de la persona resfriada.

  • Evita los resfriados. Evita el contacto cercano con cualquier persona que tenga un resfriado.

  • Escoge el centro de cuidado infantil sabiamente. Busca un ambiente de cuidado infantil con buenas prácticas de higiene y políticas claras de mantener a los niños enfermos en el hogar.

  • Cuídate. Comer bien, hacer ejercicio y dormir lo suficiente, y controlar el estrés puede ayudarle a mantener los resfriados a raya.

 

Escrito por el personal de Mayo Clinic Diagnóstico y tratamiento Sept. 13, 2019

 

La sinusitis aguda

 

Es una enfermedad que ocasiona que los "espacios" dentro de la nariz (senos paranasales)

se inflamen e hinchen. Esto interfiere en el drenaje y provoca la acumulación de moco. 

 

La sinusitis aguda puede dificultar la respiración por la nariz. El área alrededor de los

ojos y la cara puede sentirse hinchada y podrías tener dolor facial pulsante o dolor

de cabeza.

El resfrío común es la principal causa de la sinusitis aguda. A no ser que se contraiga

una infección bacteriana, la resolución de la mayoría de los casos demora entre una

semana y 10 días, y los remedios caseros podrían ser lo único que se necesita para

tratar la sinusitis aguda.

 

La sinusitis que dura mas de 12 semanas a pesar del tratamiento

médico se llama sinusitis crónica y requiere tratamiento quirúrgico.

 

Síntomas

Los síntomas de la sinusitis aguda a menudo incluyen los siguientes:

  • Secreción espesa, amarilla o verdosa por la nariz o por la parte posterior de la garganta (drenaje posnasal)

  • Obstrucción o congestión nasal, que dificulta la respiración por la nariz

  • Dolor, sensibilidad, hinchazón y presión alrededor de los ojos, mejillas, nariz o frente que empeora al agacharse

  • Presión en el oído

  • Dolor de cabeza

  • Dolor en los dientes

  • Sentido del olfato alterado

  • Toser

  • Mal aliento

  • Fatiga

  • Fiebre

Cuándo debes consultar a tu otorrinolaringólogo

La mayoría de las personas con sinusitis aguda no necesitan consultar con un médico.

Ponte en contacto con tu médico si presentas alguno de estos síntomas:

  • Síntomas que duran alrededor de más de una semana

  • Síntomas que empeoran después de parecer mejorar

  • Fiebre persistente

  • Antecedentes de sinusitis recurrente o crónica

Consulta con un médico inmediatamente si tienes signos o síntomas que pueden indicar una infección grave:

  • Dolor, inflamación o enrojecimiento alrededor de los ojos

  • Fiebre alta

  • Desorientación

  • Visión doble u otros cambios en la visión

  • Rigidez en el cuello

Causas

 

Factores de riesgo

Es posible que tengas un riesgo elevado de contraer sinusitis si presentas:

  • Fiebre del heno u otra afección alérgica que afecte tus senos paranasales

  • Una anormalidad en las fosas nasales, como tabique nasal desviado, pólipos o tumores nasales

  • Una afección médica, como fibrosis quística, o un trastorno del sistema inmunitario, como VIH/sida

  • Exposición al humo, ya sea por fumar o a través de la exposición al tabaquismo pasivo

Complicaciones

Las complicaciones de la sinusitis aguda son poco comunes y las complicaciones graves son poco frecuentes. Si ocurren, las complicaciones pueden incluir:

  • Sinusitis crónica. La sinusitis aguda puede surgir como un brote de un problema a largo plazo conocido como sinusitis crónica. La sinusitis crónica dura más de 12 semanas.

  • Meningitis. Esta infección causa inflamación de las membranas y del líquido que rodean el cerebro y la médula espinal.

  • Otras infecciones. Con poca frecuencia, una infección puede propagarse a los huesos (osteomielitis) o a la piel (celulitis).

  • Problemas de visión. Si la infección se propaga a la cuenca del ojo, puede causar disminución de la visión o incluso ceguera, que puede ser permanente.

 

Prevención

Toma estas medidas para reducir el riesgo de padecer sinusitis aguda:

  • Evita las infecciones de las vías respiratorias altas. Trata de mantenerte alejado de las personas que tengan resfriados. Lávate las manos frecuentemente con agua y jabón, en especial antes de las comidas.

  • Controla tus alergias. Trabaja con tu médico para mantener los síntomas bajo control.

  • Evita el humo del cigarrillo y el aire contaminado. El humo del tabaco y los contaminantes pueden irritar e inflamar los pulmones y los conductos nasales.

  • Usa un humidificador. Si el aire de tu casa es seco, como cuando tienes calefacción con circulación de aire forzado, añadir humedad al aire puede ayudar a prevenir la sinusitis. Asegúrate de que el humidificador esté siempre limpio y libre de moho lavándolo minuciosamente de manera regular.

 

Escrito por el personal de Mayo Clinic Diagnóstico & tratamiento Sept. 13, 2019

 

El sangrado nasal

 

La también denominada "epistaxis", es el sangrado por la nariz. Muchas

personas presentan sangrado nasal de vez en cuando, en especial, los niños

pequeños y los adultos mayores.

 

Si bien puede ser alarmante, el sangrado nasal solo suele tratarse de una

molestia sin importancia y no es peligroso. Los sangrados nasales

frecuentes son los que se producen más de una vez

por semana.

Causas

El revestimiento de la nariz contiene muchos vasos sanguíneos

pequeños que se encuentran cerca de la superficie y se dañan

con facilidad.

Las dos causas más frecuentes de los sangrados nasales son:

  1. Aire seco: cuando las membranas nasales se secan, son más propensas a presentar sangrado e infecciones

  2. Rascar ("picarse") la nariz

Otras causas de los sangrados nasales pueden ser las siguientes:

  • Sinusitis aguda (infección de los senos paranasales)

  • Alergias

  • Consumo de aspirina

  • Trastornos hemorrágicos, como la hemofilia

  • Anticoagulantes, como warfarina y heparina

  • Sustancias químicas irritantes, como el amoníaco

  • Sinusitis crónica

  • Consumo de cocaína

  • Resfriado común

  • Tabique nasal desviado

  • Cuerpo extraño en la nariz

  • Aerosoles nasales, como los que se usan para tratar las alergias, si se usan con frecuencia

  • Rinitis no alérgica (congestión o estornudos crónicos que no estén relacionados con alergias)

  • Traumatismo de nariz

Las causas menos frecuentes de los sangrados nasales comprenden las siguientes:

En general, los sangrados nasales no son un síntoma ni el resultado de tener presión arterial alta. Si tienes sangrados nasales, es posible, pero poco frecuente, que la presión arterial alta grave los empeore o prolongue.

Cuándo debes consultar a tu otorrinolaringólogo

La mayoría de los sangrados nasales no son graves y se detendrán por sí solos o al tomar medidas de cuidado personal.

Busca atención médica de emergencia si se presenta un sangrado nasal de la siguiente forma:

  • Luego de una lesión, como un accidente automovilístico

  • Si implica una cantidad de sangre mayor de la esperada

  • Si interfiere con la respiración

  • Si dura más de 30 minutos, incluso con compresión

  • Si se produce en niños menores de 2 años

No vayas a la sala de emergencias si estás perdiendo mucha sangre. Llama al 911 o a tu número de emergencia local, o pide que alguien te lleve.

Consulta con el médico si tienes sangrados nasales frecuentes, incluso si puedes detenerlos con facilidad. Es importante determinar la causa de los sangrados nasales frecuentes.

Las medidas de cuidado personal para los sangrados nasales ocasionales incluyen lo siguiente:

  • Sentarse derecho e inclinarse hacia adelante. Al permanecer derecho, reduces la presión arterial en las venas de la nariz. Esto previene mayores sangrados. Sentarse e inclinarse hacia adelante ayudará a que no tragues sangre, lo que puede irritar el estómago.

  • Suena la nariz suavemente para eliminar algún resto de sangre coagulada. Usa un descongestionante nasal en spray (oximetazolina).

  • Tápate la nariz. Usa el pulgar y el dedo índice para tapar ambas fosas nasales, incluso si solo un lado está sangrando. Respira por la boca. Sigue tapándote la nariz durante 10 minutos por reloj. Esta maniobra ejerce presión en la hemorragia del tabique nasal y a menudo detiene el flujo de sangre. Si el sangrado viene de más arriba y no se detiene por sí solo, es posible que el médico necesite aplicar un taponamiento nasal.

  • Repite. Si el sangrado no se detiene, repite estas medidas durante un máximo de 10 minutos.

 

Cuando el sangrado se haya detenido, y para evitar que vuelva a sangrar, no te rasques, te soples la nariz ni te inclines hacia abajo durante varias horas. Mantén la cabeza por encima del nivel del corazón.

Entre los consejos para prevenir sangrados nasales se incluyen los siguientes:

  • Mantener húmeda la mucosa interna de la nariz. Especialmente durante los meses mas fríos en los que el aire es seco, aplica vaselina o un ungüento antibiótico (bacitracina o neomicina) con un cotonete de algodón tres veces al día. Un spray nasal salino también puede ayudar a humedecer las membranas nasales secas.

  • Cortar las uñas de tu hijo. Mantener las uñas cortas ayudar a evitar hurgarse la nariz.

  • Uso de un humidificador. El humidificador contrarrestará los efectos del aire seco, ya que agrega humedad en el aire.

Escrito por el personal de Mayo Clinic Diagnóstico & tratamiento Sept. 13, 2019

 

​​​Contáctanos

Lope de Vega 131 Polanco Miguel Hidalgo 53160

Síguenos

  • w-facebook
  • w-linkedin

Tel: 5588867110

Urgencias Hospital Español: 52559600

(Solicitar que llamen al Dr. Carlos D Ortiz M)

  • Twitter Clean
  • Instagram

© 2019 Cirugía Facial Polanco

Más Sobre Nosotros

consejo mexicano de otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello
sociedad mexicana de rinologia y cirugia plastica facial
sociedad mexicana de otorrinolaringologia y cirugia de cabeza y cuello