Rinoplastia

Pequeños cambios en la nariz pueden hacer una gran diferencia en la armonía facial.

Rinoplastia (del griego ρινός rhinos, nariz, πλασσειν plassein, formar). 

La técnica consiste en acceder a los huesos y cartilagos que se encuentran debajo de la piel. Esto se logra a través de incisiones realizadas en el interior de la nariz, donde son invisibles. En algunos casos, se hace una incisión en el área de la piel que separa las fosas nasales (incisión columelar para rinoplastía "abierta"). 

 

Posteriormente los huesos y/o los cartilagos subyacentes se reducen, se aumentan o reordenan para crear una nueva estructura. Por ejemplo, si la punta de la nariz es demasiado grande, el cirujano puede esculpir el cartílago en esta área para reducir su tamaño. Si el puente de la nariz tiene una prominencia (giba/joroba), esta puede ser reducida para producir un perfil más agradable.

 

Si algún área anatómica de la nariz aparece desproporcionadamente pequeña, cartílago o injertos de tejido blando se pueden colocar para crear una mejor armonía. Los ángulos de la nariz, en relación con el labio superior o la frente también pueden ser alterado al esculpir la estructura del soporte nasal. Los tejidos se recubre de nuevo con la piel subyacente y se cierran las incisiones. Una pequeña férula de plástico se aplica a la parte exterior de la nariz para reducir al mínimo la hinchazón y para ayudar a mantener la nueva forma mientras se cura la nariz.

 

Un material suave, absorbente o unas férulas (por las que se puede respirar perfectamente) pueden ser utilizadas dentro de la nariz para mantener la estabilidad a lo largo del muro de separación de los conductos de aire llamados "tabique nasal" (septum nasal). Actualmente ya no se utilizan tapones nasales. 

La mayoría de los pacientes reportan poco o ningún dolor después de la cirugía nasal.

Que esperar después de la cirugía

 

Al término de la cirugía, se le dará seguimiento en el área de recuperación post anestesica hasta que se sienta lo suficientemente bien para irse de alta. La mayoría de los pacientes no experimentan ningún dolor significativo, sin embargo, los medicamentos analgésicos se puede dar cuando sea necesario para el malestar postoperatorio.

 

Pese a que nosotros no utilizamos taponamientos nasales, la mayoría de los pacientes comentan que su respiración nasal está limitada en los primeros días después de la cirugía. Este es un resultado de la hinchazón intranasal y conforme esta disminuya, la respiración mejora. Su cara se sentirá levemente hinchada, sobre todo el primer día después de la cirugía. 

 

Las suturas absorbibles se utilizan generalmente dentro de la nariz y no necesitan su retiro. Cualquier sutura externa, es necesario que se retire en 5-8 días. Vendajes y férulas nasales también se retiran en 5-10 días después de la cirugía. Mantener la cabeza elevada minimizará la hinchazón. Es importante no sonarse la nariz y evitar cualquier impacto en la nariz, mientras que las estructuras dentro y por fuera están sanando. Actividades tales como levantar objetos pesados, el esfuerzo excesivo, exposición al sol o cualquier actividad que pueda aumentar el riesgo de lesiones deben ser evitados.

Si usted usa anteojos, debe tener cuidado de no ejercer una presión excesiva en el puente de la nariz.

 

La consultas postoperatorias de seguimiento son cruciales para el éxito en la rinoplastia. 

Dr. Carlos Ortiz 

Dr. Carlos Ortiz

​​​Contáctanos

Lope de Vega 131 Polanco Miguel Hidalgo 53160

Síguenos

  • w-facebook
  • w-linkedin

Tel: 5588867110

Urgencias Hospital Español: 52559600

(Solicitar que llamen al Dr. Carlos D Ortiz M)

  • Twitter Clean
  • Instagram

© 2019 Cirugía Facial Polanco

Más Sobre Nosotros

consejo mexicano de otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello
sociedad mexicana de rinologia y cirugia plastica facial
sociedad mexicana de otorrinolaringologia y cirugia de cabeza y cuello